Estaciones

Cuando miro los ojos
de extraños transeúntes
en la calle mojada,
veo en ese reflejo
del cristal transparente,
los días con sus horas
de silencios errantes.

Cuando sueño en las noches
de invierno, con su frío,
siento la soledad
escondida en el alma,
abismo de las aguas
más profundas del ser,
donde nace la vida.

Cuando siento el olor
a azahar de los huertos
de mi tierra, presiento
la bella primavera,
hogar de mariposas
voladoras y flores,
de abejas y de amores.

Cuando escucho las olas
que golpean la roca
fuerte e inerte, espuma
blanca de aquellos sueños
infantiles, recuerdo
la felicidad ida
por el pasar del tiempo.

Anuncios
Publicado en Poesía, Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Eternidades añoradas

Sobre los suelos hojas oxidadas
por el tiempo, caídas, olvidadas
entre los sueños muertos, desligadas
de las ramas frondosas y alargadas.

Sobre mis manos, manchas moteadas
por el paso constante de alejadas
heridas, son espinas tan clavadas,
que dan dolor una vez recordadas.

Los otoños de fechas señaladas,
caducas como las hojas dejadas
en ese manto suelo, desoladas
vidas itinerantes, transitadas.

Todo ser vivo, muere, despojadas
vidas de eternidades añoradas.

Publicado en Poesía, Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Miradas

La contemplación apacible
que da un paisaje natural,
intuición del alma sensual
que se ve en todo lo invisible.

Azul del cielo más visible
sobre la mirada final,
arte que nace cenital
en el ojo del más sensible.

Ese sublime corazón
que brota sangre a borbotones
y que no piensa en la razón.

Verso que nace de canciones
antiguas y de tradición,
pervives en las emociones.

Publicado en Poesía, Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Los humillados

Los que sufren humillación
y injusticias, los explotados
que se sienten desesperados
no tienen manifestación

dónde acudir para la acción,
seres que viven abrumados
con problemas acumulados,
indigencia de inacción.

Soledad de toda pobreza,
inhumanidad de este mundo
asolado por la tristeza.

Silencio de ese vagabundo
que va buscando la belleza
por el sendero más fecundo.

Publicado en Poesía, Sin categoría | Etiquetado | 4 comentarios

Arte

Soledad de las horas y los días,
silencios de las almas desoladas
por pisar estas tierras tan baldías,
campos con sus casas inhabitadas,

espacios del vacío, vaguedades
llenas de aburrimiento entre los huertos,
lugares olvidados, oquedades
entre los huesos yertos de los muertos.

Noches de lluvia fría de un invierno,
oscuridad de sueños ya perdidos
por el tiempo, vejez sobre lo tierno,
dureza de esos ojos afligidos.

Y dicen que lo bello es aquel arte
que nace en lo vacío para amarte.

Publicado en Poesía, Sin categoría | Etiquetado | 2 comentarios

La espina

Trémula vida perdida
buscando un fin, un sentido,
a los días,
Espina dentro de herida,
lugar de todo dolido,
donde expías.

Sutiles mundos errantes
por los caminos sinuosos
del olvido.
Esperanzas trashumantes
de pastores bondadosos,
sin quejido.

Así van las almas puras
por laderas bendecidas
de colores.
Comprender esas oscuras
razones de las venidas
con dolores.

Publicado en Poesía, Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Sextina de la vida

Nací sobre un pedazo de la tierra,
miré el vuelo del águila en el cielo,
sentí en mi faz el golpe de los aires,
y remé, con mi barca por el río
que lleva, en la corriente, hacia los mares,
donde crece el amor dentro del fuego.

Crucé por las montañas e hice fuego
con la leña partida de la tierra,
bajé hacia la blanca ola de los mares
y ví a esa gaviota sobre el cielo
volar y seguí el curso de ese río
de la vida sintiendo vientos y aires.

Tormentas con sus rayos, llenos de aires,
que encienden en el alma el rojo fuego
del saber, pensamientos por el río
de Heráclito , pasar del ser por tierra,
con los ojos mirando el azul cielo
de los estíos, con sal de los mares.

Salpicar de las gotas en los mares
solitarios, vacíos de los aires
que hacen los huecos, nubes en el cielo
de los días, hogueras con su fuego,
errantes vagabundos de la tierra
que beben de las aguas que da el río.

Frondosa hierba de fuente, vivo río,
nacimiento bravío de los mares
que dan vida a la arena, pura tierra
dorada por el sol, polvo en los aires,
dunas de los desiertos, sol de fuego
con sus noches de luna, blanco cielo.

Solo el hombre comprende al ver el cielo
que toda la existencia es como un río
lleno de afluentes, ramas para el fuego
eterno, una corriente de los mares
que nace de las velas, de los aires,
y que da fuerza al hombre de la tierra.

Tránsito por la tierra y miro al cielo,
lleno de aires cercanos junto al río,
un delta de los mares con su fuego.

Publicado en Poesía, Sin categoría | Etiquetado | 6 comentarios